miércoles, 29 de septiembre de 2010

Pues el tiempo no para


Pues el tiempo no para, nada importa

que los días vividos aproximen

el vaso de agua amarga colocado

donde la sed de vida se exaspera.



No contemos los días que pasaron:

fue hoy cuando nacimos. Sólo ahora

la vida comenzó, y, lejos aún,

la muerte ha de cansarse en nuestra espera.


Saramago


 

No hay comentarios: